Secuestrado por los Mozos de Escuadra

lasvoces
CATALUÑA (ESPAÑA) en la imagen, dos agentes de los 'quinquis' (Mozos de Escuadra), Policía 'política' al servicio del separatismo y del ex gobierno golpista de Carles Puigdemont. Archivo Efe.

Redacción (El Conde de Ripaldad, Amalio De Marichalar Y Sáenz De Tejada) – El domingo estuve en Barcelona, en un día para recordar en la historia de Cataluña, del resto de España, de Europa y del mundo libre. Un millón y pico de personas nos manifestamos para defender la paz, la libertad, la Constitución y el Estado de Derecho. Fue emocionante ver un mar de banderas y de senyeras, que con su color rojo y gualda, se entrelazaban en comunión de esfuerzos, presidido por muchos siglos de historia, y construyendo en libertad un presente y un futuro pues esos colores representan el símbolo de una Nación, que en vivo, sumando unidos, de todos los pensamientos, serenamente, con alegría , nos dieron la mejor definición de España. Barcelona (España), miércoles, 1 de noviembre de 2017. Fotografía: CATALUÑA (ESPAÑA) en la imagen, dos agentes de los ‘quinquis’ (Mozos de Escuadra), Policía ‘política’ al servicio del separatismo y del ex gobierno golpista de Carles Puigdemont. Archivo Efe.

Súbitamente fue interpelado por los Mossos obligándole con gestos y modos duros, sujetándole físicamente, para entrar en la Generalidad

Acompañé a mi hermano Álvaro y jamás hubiera imaginado tener que hablar de él en estas circunstancias, como de nadie en concreto, si no fuera porque tres días antes, a las puertas de la consumación del golpe de estado institucional, perpetrado por las mismas instituciones de Cataluña, estando delante del Palacio de la Generalidad, manifestándose en defensa de Cataluña y del resto de España, solo y en primera fila, portando la bandera de España y de Europa —habiendo llegado antes delante de un tumultuoso grupo de independentistas— con los que estaba dialogando para tratar de encontrar y lográndolo, puntos de vista positivos, dentro de la distancia de las posiciones… Súbitamente fue interpelado por los Mossos de Esquadra, vigilantes del palacio, entrando en el sitio que estaba y obligándole con gestos y modos duros, sujetándole físicamente, para entrar en el propio palacio de la Generalidad, en contra de su derecho de manifestación (y no como se ha dicho por la Generalidad para evitar un problema de seguridad).

Hasta ese momento estaba dialogando, hasta que premeditadamente le arrebatan las banderas de España y Europa que portaba. Una vez consumada esta acción contra su voluntad, expropiando a su vez el sitio que es de todos donde se manifestaba —y por tanto suyo también— e introducido a la fuerza dentro del palacio de la Generalidad —que es también de todos— desapareció durante más de dos horas, sin saberse nada más de él.

Dentro, fue apaleado y maltratado de forma vejatoria e ignominiosa, tirado al suelo, esposado, sin haberse opuesto en ningún momento

Dentro, fue apaleado y maltratado de forma vejatoria e ignominiosa, tirado al suelo, esposado, sin haberse opuesto en ningún momento como indica el comunicado de la Generalidad, ante siete Mossos, y habiendo pedido auxilio en varias ocasiones a varias personas sin uniforme que logró ver allí, mientras se defendía la cabeza obligado boca abajo y de espaldas contra el suelo, sin que hicieran el más mínimo gesto para socorrerle, denegándole el auxilio.

Después los hechos continúan, pues tras las dos horas es conducido esposado en un coche al cuartel de los Mossos para una Declaración, así como al ambulatorio por estar esposado, recibiendo ya en esta parte un trato correcto en medio de la injusticia de la detención sin causa.

Hay solo una gran diferencia con lo que estamos viendo, por ejemplo, en Venezuela

De allí salió hacia las doce de la noche, tras haber comenzado la odisea a la hora de comer. Toda persona que en una dictadura o pseudo democracia le haya ocurrido esto, maltratada, vapuleada, vejada y atentando contra los más elementales derechos humanos, contra el honor y dignidad de las personas, conculcando sus más simples derechos y sufriendo heridas y múltiples daños físicos, practicados además con ensañamiento, merece ser considerada como un héroe, en defensa de la libertad y de la democracia.

Hay solo una gran diferencia con lo que estamos viendo, por ejemplo, en Venezuela. Nunca jamás en Europa en el siglo XXI se ha podido admitir, ni se admitirá por inconcebible, además de por principio, tamaña injusticia y conculcación de la libertad y dignidad de las personas, pues no cabe en una sociedad democrática y en un estado de derecho.

Todo ello ha sido perpetrado hace tres días, en Barcelona, ante la sede del gobierno de la Generalidad , y por los responsables directos de seguridad del hasta hace dos días presidente de la Generalidad. Ya nadie nos va a engañar más.

No tengo nada más que decir. Solo una cosa: gracias a mi hermano por defender a Cataluña y al resto de España de la sinrazón y del secuestro

Ha desenmascarado con su sangre brotando de sus heridas a quien ha traicionado a Cataluña, y a quien la Constitución otorgó el poder de existir y de representar a España.

Cientos y cientos de catalanes y del resto de España le han gritado dándole las gracias, por valiente, en la histórica manifestación, y he sido testigo de excepción. No tengo nada más que decir. Solo una cosa: gracias a mi hermano por defender a Cataluña y al resto de España de la sinrazón y del secuestro, como le han hecho a él, y por defender la dignidad de un pueblo maravilloso, el catalán. Un pueblo que no lo va a admitir y que grita como él “¡libertad!”.

Amalio de Marichalar y Sáenz de Tejada

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Videos Hot